El camino para liberar híbridos vegetales en la región

Lunes, Junio 4, 2018

La hibridación acorta la creación de nuevas especies de manera impactante a diferencia de los procesos tradicionales, pero además brinda beneficios que por ahora solo se observan en productores comerciales.

Al hablar de productos agrícolas derivados de la hibridación, por lo general se suelen observar en los agricultores de escalas mayores y comerciales, en contraste, y de forma opuesta, son raros en la agricultura familiar.

Según Dave Nowell, oficial de Agricultura (producción vegetal) de la Oficina para América Latina y El Caribe de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), "debe señalarse que la hibridación no implica automáticamente que son organismos modificados genéticamente (OMG) -que suele ser un problema independiente del proceso de hibridación básica".

Los vegetales deben diferenciarse en dos categorías generales de hibridación que están determinadas por las de una sola especie y los híbridos tradicionales; así como la hibridación entre especies que pueden resultar en únicas.

La hibridación propicia que los investigadores optimicen el potencial de producción, como la sostenibilidad, el rendimiento o la calidad, para que los agricultores tengan acceso a semillas de alta calidad, tierras productivas y fertilizantes, así como infraestructura para llevar a cabo su cultivo, como finanzas, insumos y acceso al mercado.

La investigación permite mejorar el germoplasma para dar respuesta a las necesidades de los agricultores y a los mercados y hacer frente a retos inevitables como los efectos del cambio climático.

"Los productores comerciales siempre requieren de encontrar maneras de mejorar sustancialmente la producción y optimizar los recursos para asegurar la rentabilidad. Los investigadores pueden además dirigirse a nichos de mercado específicos, por ejemplo, contenido proteínico, tolerancia a la sequía, resistencia a plagas y enfermedades, y contenido de aceite", explicó Nowell.

El proceso de liberación de un híbrido pasa por la identificación para ser comercializado, se registra en el sistema nacional, se realizan las pruebas de campo para definir los derechos de propiedad intelectual, el ente nacional registra formalmente el híbrido y otras organizaciones realizan la genotipificación en laboratorio para sustentar lo anterior y obtener las patentes del producto final y los padres.

La liberación depende del tipo de cultivo y la capacidad técnica del ente investigador, pero en la experiencia de Nowell puede tomar entre 10 y 20 años de investigación y desarrollo para que lleguen al mercado. A diferencia de los transgénicos, la biotecnología moderna puede acortar la fase de desarrollo.

Entre los beneficios sustanciales de los híbridos sobresale el aumento del rendimiento y la mejora del valor nutritivo, la vida útil del producto y mejoras como el alojamiento. Sin embargo, hay un contraste que viene dado por el costo de la semilla y por la incapacidad de mantener un poco de lo que se cosecha para sembrar en la siguiente temporada, los costos de producción e insumos así como los métodos de recolección a menudo comerciales.

De ahí el por qué su uso está más dado entre los agricultores comerciales que tienen tanto la infraestructura como el acceso al mercado. Mientras que para los de pequeña escala no resultan adecuados por la carencia de los insumos necesarios -como los ya mencionados- a los que se les suma la imposibilidad de realizar compras para las siguientes temporadas.

En consecuencia, es previsible que los grados de uso de semillas híbridas resulten variables en la América Central y Latina.



Share